Dirección

Calle 25D 74-60, Bogotá

Dirección

+57 (601) 915 6200

Facebook
Twitter
LinkedIn

¿Invertiría en su educación financiera?

Autor:
Fecha de publicación:
martes 06 abril 2021
Tema:
Gestión de Cartera
Revisado por :
(martes 06 abril 2021)
¿Invertiría en su educación financiera?

Resumen

Una breve descripción de las deficiencias que empresas e individuos tienen en materia financiera, y que al final terminan afectando la liquidez y la cobranza en las empresas.


Para la mayoría de nosotros, los influenciadores sobre el dinero y el contenido gratuito que ellos publican en internet sirven como una fuente de inspiración y de educación. En ese orden de ideas, ¿vale la pena contratar sesiones pagas con un entrenador financiero?

 

El año 2020, por esta misma época, Patricia Ramírez, de 30 años de edad, estaba luchando para poder pagar un préstamo personal, y además estaba cayendo en deudas cada vez más profundas con sus tarjetas de crédito. Vivía de su salario, y a ciencia cierta no sabía a dónde éste iba a parar cada mes.

 

Hoy en día, aquel préstamo personal ya se había pagado. Estaba en el proceso de pagar el saldo pendiente de sus tarjetas de crédito, su préstamo estudiantil, y el préstamo de su vehículo en los próximos dos años.  Y aún más importante, estaba destinando parte de su dinero para una futura compra de vivienda. “Posiblemente en el futuro tendré mi propio negocio, hoy en día estoy pagando mi deuda y estoy mejor posicionada, en realidad puedo comenzar a expandir mis metas”, sostiene Patricia Ramírez.

 

¿Qué propició ese estado de futura prosperidad para ella? Un entrenador financiero que ella encontró en Internet. Posiblemente usted haya visto y dejado pasar cuentas como la de éste entrenador que Patricia encontró. Muchos influenciadores, además de publicar contenido gratuito o patrocinado, ofrecen también sus servicios de entrenamiento. Dependiendo del perfil y experiencia de cada uno de ellos, tienen un enfoque en entrenar y/o educar bien sea personas, emprendedores o empresas. Independientemente del enfoque que habría que brindar (si se trata de personas, emprendedores o empresas), hay un factor en común: la necesidad de dar un buen manejo del dinero y el crédito, cada uno a su nivel y con sus propias prioridades.

 

Un entrenador financiero no es lo mismo que un asesor financiero

Un entrenador financiero no necesariamente está vinculado con alguna institución financiera, lo cual no es necesariamente algo malo. Un entrenador financiero no va a decirle a su cliente cómo invertir su dinero, o qué hacer con él. Su enfoque es el de crear una estructura para ayudarle a sacar el mayor provecho de su dinero, pagando sus deudas y/o elevando su ingreso.

 

Un entrenador financiero suele ser la vía para aprender los conocimientos básicos sobre el buen uso del dinero.

Hay algo cierto, y es que a pesar de que existe mucha oferta de sesiones gratuitas en Internet y de parte incluso de entidades (tanto para personas como para organizaciones alrededor de la educación financiera), la mayoría de colombianos no conocen los conceptos básicos sobre las finanzas personales. Por otro lado, si se dejan de lado las grandes empresas, muchos emprendimientos y pequeñas empresas tienen esas mismas deficiencias. A pesar de aparentemente tratarse de dos cosas “separadas”, realmente son dos facetas de un mismo fenómeno. No es de extrañarse que, si una gran parte de la población no tiene las suficientes bases de educación financiera para su vida personal, haya negocios que simplemente colapsen (si hay emprendedores que no saben manejar su propio dinero, sería tonto suponer que lo supieran hacer con el dinero de sus negocios).

Por otra parte, se sabe que en américa latina una gran cantidad de pequeñas y micro empresas funcionan bajo el esquema de economía de supervivencia. Muy seguramente las personas a cargo del manejo del dinero no tienen el suficiente conocimiento financiero como para asegurar el crecimiento sostenido de sus negocios. Aspectos como el manejo óptimo de los recursos propios, de los que llegan por vía del crédito, las políticas y prácticas de crédito y cobranza, entre otros, son aspectos por mejorar en las micro y pequeñas empresas en nuestros países. Posiblemente de ese modo puedan salir del estado de supervivencia.

Para personas, empresas y emprendimientos, manejar el dinero es más que un tema de millones, pesos y centavos. Es necesaria una gran dosis de honestidad consigo mismo. En realidad, el dinero es un tema con una elevadísima carga emocional. ¿Ha pensado en las emociones que experimenta cuando tiene una cuenta por pagar y no tiene el dinero para hacerlo? ¿O cuando se entera de que se ha ganado un negocio importante en el que lleva trabajando meses enteros?

El dinero es emoción pura, es generación de confianza, y poner en práctica esa noción requiere de formación específica acerca de cómo sacarle el mayor provecho. Mucha gente, e incluso negocios, no están preparados para el éxito financiero y terminan fracasando (si tiene dudas, basta pensar en cuántas personas han ganado la lotería, y al cabo de un tiempo están en la ruina).

 

No obstante, su éxito sigue estando en sus propias manos

Los entrenadores financieros no son hacedores de milagros. Al igual que con cualquier otra actividad, adquirir destreza en el manejo de su dinero y el de su empresa requiere de trabajo y compromiso. Si va a invertir en un entrenamiento financiero, obtendrá consejo profesional y personalizado acerca de su situación, hasta donde usted lo permita, hasta donde usted quiera llegar.

Si se siente preparado y comprometido, es el momento de que invierta en su educación financiera. Para mejorar las probabilidades de éxito, es bueno que elija una opción que resulte relevante para usted. No se salte la opción que muchos entrenadores ofrecen en el sentido de hablar antes de iniciar con el fin de hacer un diagnóstico de necesidades específicas.

Por otro lado, no olvide contratar a alguien con quien se sienta a gusto para trabajar. Si no hay empatía, definitivamente no hay avances.

 

Para terminar

Terminamos con una serie de preguntas para la reflexión:

  • ¿Siente que usted, o tal vez los colaboradores de su empresa necesitan mayor educación financiera?
  • ¿Cuánto le ha costado en el pasado el posible manejo de su dinero?
  • ¿Ha permitido acumular el monto de sus facturas vencidas más allá de lo admisible?
  • ¿En qué aspectos de la educación financiera siente que su empresa necesita mejorar?
  • ¿Cuánto dinero ha perdido por cuenta del mal manejo de sus finanzas?

 

Como recién se mencionó, su éxito está en sus manos.